Carta abierta a los economistas cubanos

bajenprecios

Estimados economistas cubanos,

Al repasar los documentos de su reciente Congreso, tomamos nota de la interesante admisión que hiciera Miguel Díaz-Canel cuando dijo: “así como nos enfrentamos al genocida bloqueo, también nos esforzamos en identificar y destrabar los obstáculos que algunos suelen llamar el bloqueo interno.”

Sin embargo, al analizar la lista de calamidades que él considera son los obstáculos a vencer por ustedes, creemos que ha dejado fuera el rasgo principal de ese “bloqueo interno”: la distancia que existe entre los discursos y textos oficiales en que se afirma reconocer el papel del sector privado y la realidad del brutal bloqueo e incertidumbre al que están sometidas cada día las iniciativas ciudadanas que no tengan algún padrino oficial.

Dicho a la usanza de Carlos Marx que todos ustedes han estudiado: las relaciones sociales de producción en Cuba tienen bloqueado el desarrollo de las fuerzas productivas. Ese, y no otro, es el nudo a desatar.

Perdonen la reiteración, pero le transcribimos a continuación, en la esperanza de que pueda resultarles de utilidad, el llamado que hicimos hace un año exigiendo el levantamiento de ese bloqueo interno a la prosperidad del país.

FHRC DENUNCIA Y CONDENA EL BLOQUEO

Junio 20, 2018

Poner fin al bloqueo interno conduciría en muy breve plazo al bienestar general por medio de la creación de empleos y el crecimiento de la producción de  bienes, productos y servicios.  El gobierno cubano debe levantar esas barreras y establecer un nuevo régimen económico. Es hora de legalizar la existencia de un genuino sector privado y campesino, lo que en muy breve tiempo repercutirá de manera positiva en la vida cotidiana del cubano.

Ello supone, entre otras cosas, las siguientes condiciones:

  1. Levantar todas las restricciones a los cubanos, sea cual sea su lugar de residencia, para participar a plenitud en todos los sectores de la economía y prestación de servicios del país y retirar todas las restricciones a los profesionales cubanos para que ejerzan sus conocimientos en cualquier campo del sector privado.
  2. Liberar el acceso a Internet con calidad y en forma económica para todos los cubanos.
  3.  Permitir el registro legal de los negocios cubanos para que cuenten con la necesaria personería jurídica que les permita a sus propietarios proteger sus intereses. Autorizar el establecimiento de cámaras de comercio privadas, la contratación libre y colectiva y el establecimiento de asociaciones gremiales, de propietarios y sindicatos independientes
  4. Permitir el comercio directo de exportación e importación del sector privado cubano así como las inversiones directas de capital extranjero en dicho sector.
  5. Eliminar las empresas intermediarias estatales para la contratación de fuerza laboral cubana y autorizar a la inversión extranjera para que contrate, pague y despida de manera directa a sus empleados..
  6. Permitir la inversión internacional directa con el sector privado. Autorizar la creación de mecanismos bancarios y financieros privados para canalizar estas actividades. Establecer la plena circulación del dólar estadounidense o del Euro hasta que sea factible unificar el sistema en una sola moneda.
  7. Establecer la separación e independencia de los poderes legislativo y judicial por las garantías que tienen que ofrecer a la actividad económica.
  8. Eliminar todo tipo de discriminación laboral por razones ideológicas, de raza, sexo, género, o religión y decretar la proscripción nacional de toda violencia basada en esos criterios de odio y exclusión, así como la amnistía de quienes hasta ahora guardan prisión por algunos de esos motivos.
  9. Garantizar que toda privatización de empresas estatales se haga con transparencia y según normas de derecho internacional para impedir toda piñata y favoritismo favorable a los actuales funcionarios del estado y el partido.

Todas las anteriores exigencias son permitidas por el embargo de Estados Unidos, pero no por el bloqueo interno del gobierno cubano a las iniciativas ciudadanas. 

Topics: Comunicados de Prensa

The Foundation for Human Rights in Cuba (FHRC) is a 501c3 nongovernmental organization established to empower Cuban Civil Society in its struggle to build a free and democratic Cuba