MISIÓN INACABADA

MISIÓN INACABADA
Segunda Carta abierta de la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba  
la Sra. Maria Grazia Giammarinaro, Relatora Especial de la ONU. 

14 de abril de 2017 

Estimada Sra. Giammarinaro, 

Como comentábamos en nuestro anterior mensaje, apreciamos debidamente las dificultades de cualquier misión a Cuba cuando su anfitrión, el gobierno cubano, organiza el programa y la agenda excluyendo de ese modo que otras voces sean escuchadas. La suya no ha sido excepción a esa regla. 

En los escasos cinco días le mostraron lo que ellos querían que viese, organizó reuniones con aquellos que querían que usted escuchara, y preparo cuidadosamente las narrativas que pensaron pudieran persuadirla a aprobarlos en este campo. Al final, afinando palabras aquí y allá, fueron capaces de cosechar los titulares que necesitaban para su imagen internacional. En esas circunstancias ello era casi inevitable, incluso cuando usted intentó tomar prudente distancia de la "información" provista a su delegación. 

Pero incluso en esas circunstancias usted señaló honestamente algunas de las cosas que le mencionamos en nuestra carta anterior (como la inaceptable edad de 16 años de edad para establecer el consentimiento legal). Estamos plenamente de acuerdo con su evaluación más integral: la legislación nacional cubana es insuficiente en este campo y aún tiene que ser reformada para basarse en normas internacionales de derechos humanos. En ese contexto, también acogemos su llamado para abrir las puertas a otros relatores especiales del sistema de Naciones Unidas de derechos humanos, como Juan E. Mendez. Sólo una evaluación exhaustiva de todos los relatores de derechos humanos puede proporcionar un juicio justo sobre la retórica del gobierno cubano y sus prácticas. 

La buena noticia es que todavía tiene tiempo suficiente para acceder a otras fuentes y opiniones antes de que su oficina publique el informe oficial final sobre Cuba en junio de 2018. 

Por lo tanto, no hay provecho alguno en discutir ahora por correo electrónico si los cubanos son "probablemente" menos vulnerables que la población de otros países debido a su sistema educativo «gratuito» y sus instituciones de seguridad social. Ni sería profesionalmente serio debatir a distancia si el personal de salud de las brigadas internacionales de la isla es libre de unirse o romper los contratos que les sirvieron - según le “garantizaron” a usted los funcionarios cubanos. Sin embargo, permítame decirle- y estoy seguro de que estará de acuerdo-que su misión no está cumplida todavía. Necesita escuchar otros puntos de vista. Los de las víctimas.

Creemos en su búsqueda honesta de la verdad. Estamos reiterando nuestra disposición a facilitarle reuniones directas con víctimas y testigos que pueden proporcionar el punto de vista no oficial de estas realidades. No estamos imponiéndole sus puntos de vista a su oficina. Nosotros estamos simplemente señalando que sus comentarios en la conferencia de prensa de clausura después de la visita de cuatro días a Cuba no pueden ser citados selectivamente para interpretarse como la evaluación final de su oficina sobre esta cuestión. Eso es lo que, lamentablemente, los medios de comunicación controlados por el gobierno cubano ya están haciendo. 

Por favor, tome nota de lo siguiente: Somos una organización de derechos humanos, no un partido político. Estamos tratando de conectarla directamente con el dolor de las personas que fueron o son abusados por un sistema institucional que se vende en el extranjero como ejemplar. Sin la reflexión de las perspectivas de las víctimas su informe carecería de la credibilidad que se merece. Sinceramente creo que usted está abierta a recibir esa experiencia y estamos listos para ayudarle en este asunto. 

Atentamente, 

Dr. Juan A. Blanco 
Director Ejecutivo 
Fundación para los Derechos Humanos en Cuba 
www.fhrcuba.org

Topics: Carta abierta @es

The Foundation for Human Rights in Cuba (FHRC) is a 501c3 nongovernmental organization established to empower Cuban Civil Society in its struggle to build a free and democratic Cuba